Un dia cualquiera en una empresa cualquiera para el Jefe (primera parte)

Un dia para el JefeSi algo estamos aprendiendo de esta azarosa época de transformación social, política, tecnológica y empresarial que estamos recorriendo desde hace algunos años, es que cuando pase el vendaval, las cosas no volverán a ser como antes.

No hace falta ser un “experto” (por cierto, una palabra que cada vez tiene menos valor, víctima de su abuso) para darse cuenta de que, “por narices”, estamos inmersos en una época de cambio que hace temblar los pilares de nuestra sociedad.

Bajando un poco al terreno de los “mortales”, y más concretamente al de los empresarios, emprendedores, o profesionales trabajando por cuenta ajena, que desean fervientemente irse a la cama todos los días sabiendo que son consistentes entre lo que dicen, lo que piensan, y lo que hacen, es incuestionable que muchos de ellos son víctima de sus propias contradicciones: aunque saben que los principios empresariales más básicos se tambalean (lo que piensan), se empeñan en aferrarse a los métodos y herramientas del pasado (lo que hacen), mientras de puertas afuera (lo que dicen) promueven -los menos-, o demandan -los más-, un cambio de sistema que solucione todos los males que les acucian y que, por supuesto, no son imputables a ellos como profesionales, sino a los demás: al competidor extranjero, al gobierno, el entorno, a los mercados o ….. a la prima de riesgo.

Lo cierto es que desde el ámbito profesional es necesaria una catársis a todos los niveles de las organizaciones (jefes, mandos intermedios y empleados de base) que deje atrás los antiguos paradigmas y nos permita explorar las nuevas oportunidades.

Y tal vez el primer paso de este proceso debamos pedírselo a los “de arriba”, que al fin y al cabo, son los que deben impulsar los cambios que precisamos.

Si Usted (o tú, si me permites que te tutee) eres empresario, directivo, o simplemente si tienes varias personas a tu cargo, te pediría que repases tranquilamente lo que haces un día cualquiera en tu empresa, y reconozcas sinceramente si en esa rutina diaria haces alguna de estas cosas:

  1. Valorar por igual las nuevas ideas, vengan de donde vengan. ¿Das realmente un margen de confianza a las nuevas ideas que vienen de tus colaboradores, o pones más empeño en desarrollar las tuyas propias y/o las de tus superiores?
  2. Reconocer por los méritos y no por los cargos. ¿Juzgas a tu equipo por su contribución a la empresa, o por la posición que ocupan en el escalafón?
  3. Entender la autoridad como un proceso ascendente. ¿Crees que en tu empresa se hace más caso a las personas que son más valoradas, o a las que ocupan cargos más altos?
  4. Lo que piensa el JefeApostar por un liderazgo al servicio de los trabajadores. Como líder de tu empresa ¿estás dispuesto a “quedarte en el campo base” para coordinar los esfuerzos de tus colaboradores en torno a un proyecto determinado, o sigues siendo el que (cuando las cosas salen bien, claro) se hace la foto “en la cumbre” con la bandera de la empresa?
  5. No asignar las tareas a los trabajadores, sino permitir que ellos las “elijan”. Sí, como lo oyes: si les dejas, tus colaboradores, ante un  encargo, pueden organizarse de forma autónoma sin necesidad de recibir tus indicaciones. ¿Eres capaz de dejar que lo hagan sin caer en la tentación de dirigirles?
  6. La mediocridad sale a la superficie. ¿Promueves la auto-exigencia y responsabilidad de tus empleados, de forma que se reconozca el trabajo de los más válidos y se critique el de los incompetentes o, por el contrario, en tu empresa sigue valiendo eso de “no cuestionaré tu incompetencia, si tú no cuestionas la mía“?
  7. Favorecer las opiniones disidentes. ¿Permites la expresión de opiniones discordantes con el “pensamiento políticamente correcto” que puedan dar lugar a nuevas oportunidades de negocio, o intentas aislarlas y “confinarlas”?

Sinceramente, ¿has contestado a alguna o varias de estas preguntas que “sí”? Si lo has hecho, enhorabuena, porque aunque sólo hayas respondido afirmativamente a una de ellas, ya estás en el camino del cambio.

Si no, tal vez sea el momento de replantearte algunas cosas y preparar a tu empresa para lo que se nos viene encima, ¿no crees?

Nota: Las ilustraciones mostradas en este post forman parte de una serie de infografías desarrolladas para Facilmente por MAGS Studio.

Anuncios

Un pensamiento en “Un dia cualquiera en una empresa cualquiera para el Jefe (primera parte)

  1. Pingback: Las Herramientas Colaborativas | ManuelGaldonStudio | MAGS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s