Hasta siempre Tito (Salva)

Juntos, mejor y más lejos
Paterna, 15 de julio de 2013Estimados socios y amigos de ADL,

Tengo que comunicaros la mala noticia de la pérdida de nuestro amigo Salva Pastor. Salva, Ingeniero de formación, era el actual Tesorero de la Asociación y muy activo como socio. Como parte del colectivo de formadores de ADL había incorporado las “rutinas colaborativas 2.0” a nuestros temarios habituales con mucho éxito.

De hecho la UEM había incorporado este temario a otros masters y muchas empresas lo solicitaban para formación “In company”. También estaba liderando dentro de ADL la participación en varios proyectos Europeos.

Era un visionario, vanguardista y defensor del punto de vista 2.0 como la incorporación del cliente en los procesos de consulta y decisión de la empresa. En su perfil de Linkedin se definía así mismo como:

“Soy un hacker organizativo y un dinamizador tecnológico, especializado en el desarrollo de negocio para empresas tecnológicas y de nueva creación.

Soy un fan de la colaboración y de las herramientas colaborativas de la web 2.0 en el ámbito empresarial.

Mis especialidades son: la exploración de oportunidades de negocio, la gestión de tendencias y de ideas, los nuevos patrones organizativos, las tecnologías colaborativas y la consultoría de operaciones y logística.” .

Como participante de la junta de ADL ha realizado varias propuestas para la modernización y democratización de la junta como órgano de gobierno de la asociación.

¡Te echaremos de menos Salva!

Pablo Boix

Secretario General

Asociación para el Desarrollo de la Logística

INNOVA Center II | Oficina 15 |Ronda Narciso Monturiol, 19 | Parque Tecnológico |46980 Paterna | Valencia

Horario de oficinas: de 8 a 15 h. de lunes a viernes

Tel.: 961 311 509 | Fax: 901 707 591

informacion

Conforme a la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, y a la vigente Ley Orgánica 15 13/12/1999 de Protección de Datos española, le informamos de que su dirección de correo está incluida en nuestra base de datos con el fin de seguir ofreciéndole nuestras noticias. Si no desea seguir recibiendo noticias nuestras o quiere modificar sus datos, por favor, escríbanos a nuestra dirección de correo electrónico: informacion

Video y Presentación de la Ponencia sobre Casos de Éxito en Herramientas 2.0 – Sevilla 06.06.2013

Como ya sabéis si habéis leído mis anteriores posts al respecto, la semana pasada estuve en Sevilla, asistiendo como espectador y también como ponente, al 2º Congreso Nacional de Empresa 2.0 y Social Business.

Estuve exponiendo, en tandem con Juan Seguí, 4 casos de éxito en la implantación de Herramientas Colaborativas en las Pymes, y os dejo aquí tanto el vídeo de la ponencia (ya veréis que fue “puro directo” y tuve que improvisar un poco), así como la presentación original que utilicé. Espero que os guste.

Vídeo de la ponencia:

Presentación original en Prezi:

Conclusiones

Pasados unos días, os diré que la experiencia fue súper enriquecedora, sobre todo por las fantásticas personas que conocí.

No puedo dejar de pasar la ocasión para saludar a Sonia Rodriguez Muriel, Eva Collado y Jeroen Sangers, que también expusieron en el Congreso y cuyas ponencias también podéis ver en la lista de reproducción de las ponencias aquí. Me dejaron boquiabierto por sus ideas, su profesionalidad y su talento. No os los perdáis si se acercan a menos de 100 o 200 km. de vuestro lugar de residencia, aunque os advierto, la relación con ellos puede causar (una sana) adicción.

También quiero hace mención a Ana Herrero y a Antonio Lucena, con los que tuve también oportunidad de compartir mesa durante la comida.

¿Qué os parecería si en la zona de Valencia/Alicante se organizara algo similar?

Idea Principal de mi ponencia para el Congreso de Sevilla de Empresa 2.0 y Social Business

La idea principal que quisiera que se llevasen los asistentes a mi ponencia de esta semana en el 2º Congreso de Empresa y Social Business, puede resumirse en estos 14 segundos con el argumento que Clay Shirky exponía en este vídeo explicativo del concepto de la Web Semántica o Web 3.0:

“If I was going to start a news business tomorrow,
I would start a news business designed to produce not one new bit of news.
But instead, to aggregate news for individuals in ways that matter to them.”

Es decir:”Si tuviera que iniciar un negocio de noticias mañana, empezaría uno que fuera diseñado para no producir ni un sólo nuevo bit de noticias; sino que, en lugar de eso, presentase las noticias ya existentes de modos que fueran útiles al individuo”

Si trasladamos esta idea al mundo de la Empresa 2.0 y el Social Business, podríamos decir algo parecido a esto:

“Si tuviera que iniciar un negocio de Herramientas Colaborativas, empezaría por uno que no fuera diseñado para producir ni una sola nueva Herramienta Colaborativa; ; sino que, en lugar de eso, presentase las herramientas ya existentes de modos que fueran útiles a las empresas”.

Pues bien, los casos de empresas que veremos en la ponencia, probablemente no incluyen ninguna aplicación o herramienta colaborativa nueva para los asistentes. Sin embargo, ofrecen nuevas maneras de presentarlas para ayudar a las empresas, y a los individuos que trabajan en ellas, a hacer mejor, más rápido y, sobre todo, más divertido su trabajo.

¡Espero que a la gente le guste!

Ponencia Congreso de Empresa 2.0 y Social Business en Sevilla

La semana que viene estaré en Sevilla, realizando una ponencia en el 2 Congreso Nacional de Empresa 2.0 y Social Business, y en primer lugar quería dar las gracias a los organizadores Joaquín Peña y José Carlos del Arco por haber aceptado tan generosamente la propuesta de ponencia que junto con mi compañero Juan Seguí de Acceseo, remitimos en su día a la organización, y que al parecer ha gustado. Juan no podrá acompañarme al Congreso pero yo le representaré en su parte de la presentación; espero estar a la altura.

Durante nuestra intervención, en la tarde del Jueves día 6, hablaremos de cuatro 4 casos concretos de uso de las Herramientas Colaborativas en Pymes y en Organizaciones de pequeño tamaño, que es el campo donde tanto Juan como yo nos movemos.

Quisiera resumiros aquí las ideas centrales de la ponencia, que espero os resulten interesantes y que tal vez os animen a asistir al Congreso:

Caso 1 Control de trazabilidad de entregas y recogidas en la última milla por un Operador Logístico.

Caso Moldtrans (http://www.moldtrans.com/)

El Grupo Moldtrans es un Operador Logístico de ámbito internacional que en los últimos años ha sufrido un fuerte crecimiento en su volumen de negocio.  La empresa precisaba de un sistema intuitivo, fácilmente escalable y de bajo coste para monitorizar las recogidas y entregas de mercancía en las instalaciones de los clientes finales, por parte de los chóferes de cada almacén (fundamentalmente trabajadores autónomos). Se facilitó a cada transportista un móvil Android y se diseñó una solución basada en una combinación de aplicaciones ya existentes en el mercado sin necesidad de realizar ningún desarrollo a medida, y a un coste residual. La rápida puesta en marcha del proyecto piloto en uno de los almacenes facilitó la adopción en el resto de sedes de la compañía. Ahora el Departamento de Sistemas de la compañía es el encargado de “sancionar” y “encajar” el proyecto dentro de las políticas generales de la compañía.

* En este primer caso nos acompañará Mara Mengual, la Directora de la Delegación de Moldtrans en Sevilla, que nos ha apoyado intensamente para la preparación del caso.

Caso 2 Gestión de proyectos de forma colaborativa.

Caso evento para emprendedores en Alicante: Gestionar y montar un evento.

La organización de este evento en Alicante está distribuida por diferentes localidades de la provincia de Alicante. El gran handicap que tenía el grupo formado por 9 personas es que cada uno residía en una localidad y era muy difícil coincidir todos en persona. La utilización de herramientas colaborativas para gestionar un proyecto tan importante como organizar un evento fue fundamental. Gracias a estas plataformas se consiguieron organizar 3 eventos en el primer cuatrimestre del año en 3 localidades diferentes (Elche, Ibi y Benidorm) sin tener que reunirse el equipo ni una sola vez.

 Caso 3 Co-creación y gestión de Proyectos 2.0: Preparación de propuestas de Proyectos Europeos de I+D+i en colaboración.

Caso TII (http://www.tii.org/)

TII es una Asociación Europea de Innovación y Transferencia de Tecnología cuyos miembros presentan habitualmente propuestas de proyectos a las convocatorias de ayudas Europeas. Como parte de los obstáculos tradicionales en la preparación de propuestas de I+D en colaboración, la mayoría del trabajo de preparación recaía en el iniciador de la idea de negocio, que solía ejercer el papel de coordinador. El resto de socios apenas facilitaban unos pocos datos sesgados.  La Junta Directiva de la Asociación confió a uno de sus miembros la puesta en marcha de una iniciativa 2.0 basada en una combinación de herramientas colaborativas existentes, que ha permitido la preparación de las propuestas de proyectos en co-creación y donde cada uno de los miembros del consorcio tiene visibilidad total del proceso de confección de la propuesta de proyecto y conoce desde el primer momento su papel en el mismo y el presupuesto asignado.

 Caso 4 Community management en colaboración.

Acceseo (http://www.acceseo.com)
 
acceseo

Acceseo es una empresa dedicada al desarrollo de plataformas de comercio electrónico, posicionamiento en buscadores (SEO y SEM) y a la gestión de redes sociales. Gestionar redes sociales siempre había sido una tarea que suponía mucho tiempo para la persona responsable de esta parte de la empresa, debido a las diferentes redes sociales existentes y a los diferentes clientes a los que gestionar sus cuentas. Por ello, fue fundamental la utilización de 3 herramientas que son clave cuando se trabaja con redes sociales, con las que se consiguió reducir los tiempos de trabajo con redes sociales al mínimo obteniendo, además, mejores resultados. Fue fundamental el hecho de poder gestionar las comunidades en equipo, asignar las respuestas a una persona concreta de la empresa e incluso ver qué publicaciones programó otro para un cierto día.

Cuando la Colaboración se convierte en una Rutina eficaz: la Empresa Colaborativa

La expresión “dospuntocero” no es una de mis favoritas, la verdad.

Y no es porque el concepto que encierra no sea interesante o porque sus posibilidades de aplicación en el ámbito de la empresa (más allá de las áreas de Marketing y Comunicación), y en concreto en la Gestión de la Cadena de suministro (que es lo que nos interesa a los que formamos parte del mundo de la logística), no sean numerosas.

La etiqueta “2.0” no me gusta porque últimamente encasilla a todos los que la utilizan y defienden, como PseudoFrikis tecnológicos a los que cada vez es más difícil entenderles la jerga, o como Navegantes-Vagueantes que se pasan horas y horas en las Redes Sociales sin oficio ni beneficio…

A mí, en cambio, más que hablar de herramientas o aplicaciones “2.0” me gusta hablar de herramientas “colaborativas”, porque en realidad, a lo que nos referimos cuando hablamos de este conjunto técnicas y aplicaciones, es a la materialización efectiva de algo que hemos perseguido durante años para nuestras organizaciones: la posibilidad de interactuar de forma intensa y eficiente, en tiempo real y desde cualquier lugar, con nuestros colegas de la empresa, e incluso con los colaboradores externos que nos ayudan en nuestras tareas profesionales. Ah, y por si fuera poco, todo ello a un coste marginal o incluso prácticamente nulo.

Dicho así, esto suena genial, ¿verdad? “Seguro que tiene truco”, estarán pensado.

¡Pues sí, lo tiene, como no! Y para ser más exactos, el truco “está” en cada uno de nosotros.

Déjenme que me explique y verán como lo entienden (espero):

Como saben, la colaboración no es precisamente una característica del ser humano: aunque la evolución de las especies nos ha enseñado que los que sobreviven son los que mejor se adaptan a los cambios, nuestra condición animal, naturalmente egoísta, unida a la autosuficiencia propia de nuestra condición humana, nos ha hecho creer que en realidad los que sobrevivían eran los más fuertes.

Por eso, durante muchos años, hemos pensado que colaborar con otros no tenía sentido. Lo que importaba era estar en posesión de una ventaja competitiva, es decir, de la capacidad de diferenciarnos de nuestros competidores de forma única.

Y francamente, puede que este enfoque fuera válido en épocas de bonanza, en la que las empresas podían permitirse mantener costosas infraestructuras, asumir productividades bajas o procesos ineficientes, sin coordinar sus actividades o colaborar con otras empresas para repartir costes operativos o compartir beneficios.

Y claro, sin cultura de colaboración “inter-empresas”, tampoco podemos pretender que la haya “intra-empresas”, lo que lleva a que en cada organización, en cada unidad funcional, o en cada departamento, cada trabajador realizaba su trabajo de forma igualmente independiente.

Sin embargo, en épocas de carencia, las estructuras no pueden sustentarse con estos costes e ineficiencias,  y tampoco se mantienen los puestos de trabajo de  trabajadores improductivos, poco colaboradores, a los que nadie ha enseñado a compartir su talento y sus capacidades.

Competición vs Colaboración

Paradójicamente, es sólo en épocas de crisis, en las que nos vemos obligados a cuestionar nuestros puntos de referencia, cuando las personas estamos más dispuestas a recapacitar, a adaptarnos, a cambiar, a “recablear” nuestro cerebro. Y eso mismo sirve, lógicamente, en los negocios.

Por eso, volviendo al tema que nos ocupa, el “truco” está en nuestras manos, en cada uno de nosotros; es decir, en nuestra capacidad para reconocer que la cultura colaborativa es algo más profundo que un mero cambio tecnológico (que también); es un fenómeno social imparable que está llamando a la puerta de nuestras empresas y que sólo “sobrevivirán” aquellos que sepan reconocerlo y adaptarse a él.

¿Y en qué consiste ese cambio? ¿Cómo podemos afrontarlo en el seno de nuestras empresas ?

  • Pues en primer lugar, conociendo y reconociendo que Internet y las nuevas tecnologías colaborativas no son sólo para nuestros hijos, sino también para nosotros, seamos directivos, mandos intermedios o empleados.
  • En segundo lugar, compremetiéndonos con nosotros mismos a desprendernos del pegajoso y malsano hábito de “retener”, y empezar a sustituirlo por el saludable de “compartir” en nuestro trabajo diario: compartir nuestras ideas, nuestros intereses, nuestros datos que sean relevantes para la empresa, nuestros documentos, o nuestra red de contactos. Créanme, todas estas cosas carecen de ningún valor hoy en día si las guardamos sólo para nosotros.
  • Y finalmente, entrenando esa colaboración, de forma gradual; primero operando pequeños cambios en nuestras rutinas de trabajo más elementales, para luego apuntar a retos mayores.

En definitiva, sustituyendo la ventaja competitiva por la ventaja colaborativa, aquella que hará que, en este mundo hiper-conectado, la gente nos vea como una referencia cuando quieran conseguir algo de valor.

Para terminar, les explicaré un ejemplo de cómo las tecnologías colaborativas pueden ayudarnos a operar este cambio y a hacernos más productivos:

Imagínese un grupo de 5 personas que tienen que comunicarse entre sí para tomar una decisión sobre un asunto determinado:

Si utilizan como herramienta de comunicación el e-mail (una tecnología típicamente no-colaborativa, ya que sirve únicamente para el intercambio de información entre un emisor y uno o varios destinatarios, pero en la que no hay interacción), se precisan una media de 61 intercambios (en este caso, 61 mensajes de e-mail), para llegar a un consenso.

Si el mismo grupo, para tomar la misma decisión, utilizan como herramienta una red social corporativa (que es una tecnología colaborativa en la que las conversaciones son abiertas entre todos los miembros del equipo y la interacción puede hacerse en tiempo real), el consenso se alcanza alrededor de una sola conversación, fácilmente entendible por todos, porque mantiene el orden de las intervenciones en forma de diálogo, y en la que los participantes, en la mayoría de los casos, sólo necesitarán manifestar su aprobación con un sencillo “estoy de acuerdo”, que se reduce a pulsar un botón equivalente al “me gusta” de Facebook, en su versión corporativa.

————————-

Si éstas herramientas son más eficientes para nuestro trabajo, si suponen una reducción drástica de nuestros costes de estructura (y que pueden ser utilizadas desde cualquier equipo, y desde cualquier lugar), y si nos ayudan a disparar la productividad y a conectarnos con los demás de forma eficiente, ¿a qué estamos esperando para empezar a entrenar nuestros cerebros para la práctica de las nuevas rutinas colaborativas?

Social Business · El “verdadero” futuro de la Cooperación Empresarial

Cuando desde el CEEI Valencia, me contactaron para proponerme la impartición de una jornada abierta que versara sobre algún elemento innovador en el campo de la Cooperación Empresarial tuve claro, desde el punto de vista organizativo y tecnológico, que es en el que me siento más cómodo en mi puesto de Gerente en Facilmente, que el tema sería el fenómeno del Social Business.

Antes de explicar el concepto en cuestión y las principales aplicaciones que ya están poniéndose en marcha en las empresas con mayor capacidad innovadora, me gustaría echar brevemente la mirada atrás en el campo de la estrategia empresarial para intentar demostrar que, si bien las tecnologías que hay detrás del Social Business son muy diferentes al tradicional software corporativo que todos conocemos, no es tan nueva ni la necesidad de ponerlas a disposición de las empresas, ni las funcionalidades que proporcionan a las organizaciones que las integran en sus procesos.

Una vez más podemos decir que las tecnologías, en el fondo, no son tan importantes como las nuevas “rutinas organizativas” que promueven y que subyacen detrás.

Como venimos defendiendo insistentemente, el fenómeno 2.0 no es sólo una moda tecnológica pasajera, sino que supone un verdadero cambio de enfoque en el modo en el que las organizaciones se desarrollan y se “conectan” con sus grupos de interés.

Corría el año 2001 cuando Michael Porter, al que muchos conocerán como el autor de Modelo de las 5 Fuerzas que lleva su nombre, publicó en la prestigiosa  Harvard Business Review un artículo llamado Strategy and the Internet, en el que el famoso gurú explicaba el impacto que la Red iba a provocar en las organizaciones en los años venideros.

Casi escondida entre las diferentes partes del artículo, se encontraba una sección titulada “The Internet and the Value Chain“, en la que se hacía un repaso a las sucesivas etapas del desarrollo del software empresarial, y se auguraban ciertos elementos innovadores como consecuencia del uso de Internet para conectar los diferentes eslabones de la Cadena de Suministro (Supply Chain) y la Cadena de Valor (Value Chain) de las empresas.

En concreto, Porter nos indicaba, casi al final de dicha sección, que en las etapas más refinadas de la evolución del software empresarial, las organizaciones serían capaces de conectar sus propias Supply /Value Chains generando verdaderas Redes Globales y, lo que es más importante, que era una consecuencia inevitable que los mismos clientes se integraran en dichas Redes, no sólo para adquirir los bienes y servicios, sino para participar de forma activa en la generación de valor, aportando sus propias ideas, su tiempo e incluso sus propios recursos a las empresas:

While early fifth-stage applications will involve relatively simple optimization of sourcing, production, logistical, and servicing transactions, the deeper levels of optimization will involve the product design itself. For example, product design will be optimized and customized based on input not only from factories and suppliers but also from customers.

Curiosamente, este último aspecto no fue tan siquiera incluido en la traducción española del artículo, que publicó Deusto. Es probable que la redacción de la editora decidiese que una afirmación de tal simplicidad no merecía ocupar espacio ninguno.

E irónicamente, es precisamente la irrupción de los clientes en la Cadena de Valor de las empresas, la que está permitiendo la mayor disrupción organizativa de las últimas décadas.

De ahí que la Cooperación Empresarial no sea ya sólo un término que defina los procesos de colaboración entre empresas, sino entre éstas y sus clientes, de modo que entre todos ellos configuran un ecosistema de negocio integral, que trasladado a la jerga empresarial, viene a denominarse Social Supply Chain o Social Value Chain, siendo el Social Business el conjunto de aplicaciones de corte colaborativo que permiten ponerla en valor. ¿A fin y al cabo, quiénes mejores que los clientes para saber qué productos o servicios, qué procesos de atención al cliente o qué sistemas de trabajo, por citar algunos aspectos, son los más adecuados para, en último término, poderles dar valor a ellos y conseguir que nos compren?

Usos y Aplicaciones del Social Business Software

A continuación resumimos, con carácter enumerativo, y sin pretender elaborar una lista completa, algunas de las áreas de la empresa en las que las tecnologías de corte Social pueden generar un mayor impacto:

  • Gestión y Atención Social al Cliente:

La gestión tradicional de las relaciones con nuestros clientes, centrada en la explotación, más o menos desarrollada, de una base de datos propia, da paso, gracias a las tecnologías sociales, a un nuevo modelo en el que el valor pasa a estar en la integración de la “huella social” de nuestros clientes en la multitud de sitios web externos en los que participan personal o profesionalmente, con aplicaciones de nueva generación, propietarias o externalizadas a otras empresas, que construyen de manera radicalmente más ágil y a la vez personalizada, el modelo comercial de las empresas, haciéndolo diferencial al de sus competidores.

Aunque los aspectos sociales de los CRMs todavía están lejos de su madurez tecnológica, ya cubren múltiples actividades del ciclo comercial: ventas, marketing, atención al cliente y soporte técnico, son algunas de ellas.

Por su parte, los desarrollos basados en tecnologías de geolocalizacion y las de gestión de los prescriptores son algunas de las que más oportunidades presentan en el corto plazo.

  • Diseño y Desarrollo Social de productos y servicios (I+D Social):

Si hay un área de gestión empresarial que puede beneficiarse de las posibilidades de la irrupción del Social Business en las empresas, ésta es la de Diseño y Desarrollo. Involucrar a los futuros compradores de nuestros productos y servicios en su proceso de gestación cambia de manera definitiva el alcance del término I+D.
En primer lugar, el Diseño y Desarrollo de tipo social reduce los costes y la incertidumbre asociados al lanzamiento de nuevos productos, al proponer un cambio de roles en la relación empresa-cliente, dando a éste último la potestad de co-participar en todo el proceso, en lugar de actuar únicamente como “probador de soluciones” desarrolladas por otros, aunque pensadas para ellos.

De otra parte, las actividades de co-creación propician / exigen un nuevo enfoque, más abierto y colaborativo, en el que la propiedad industrial e intelectual de los nuevos lanzamientos ya no es exclusiva de la empresa.

La Innovación Abierta (Open Innovation) y la Gestión de Ideas (Idea Management) son probablemente las áreas más avanzadas, mientras que el Co-diseño y los Tests de producto dirigidos por el usuario tienen un gran potencial en estos momentos.

  • Gestión Social de la Cadena de Suministro:

La utopía de la empresa conectada está cada día más cerca gracias al Social Business. No se trata solamente de compartir y gestionar en tiempo real nuestros datos y aplicaciones con los proveedores, algo que ya de por sí supone un salto de calidad frente a los sistemas corporativos cerrados, sino de contar con nuevos jugadores que dan a la empresa una escala global sin necesidad de crecer en estructura.

Mediante los denominados Portales de Afiliados (Afiliate Portals) podemos tener acceso a una fuente inagotable de servicios externalizados de aprovisionamiento y distribución, sin pasar por la necesidad, ni tan siquiera, de tener stock propio.

Los últimos avances en la coordinación de actividades de fabricación descentralizada, la impresión en 3D, o la gestión remota de almacenes virtuales, son algunos ejemplos.

  • Organización Interna de tipo Social:

Los departamentos de RRHH unen sus fuerzas con los de Tecnología y Sistemas para disparar la productividad, la motivación y el desarrollo profesional.
Imaginar una plataforma colaborativa en la que se recoja todo el conocimiento interno y externo que es relevante para la empresa, así como localizar el talento y evitar duplicidades innecesarias, ya no es una entelequia.

En los procesos de adopción de soluciones de Empresa 2.0 (como llaman algunos al conjunto de aplicaciones 2.0 para la colaboración interna) lo verdaderamente crítico es abonar de cultura colaborativa un terreno más que sembrado de soluciones tecnológicas.

  • Inteligencia Social de Negocio:

El remate definitivo de un proyecto Social Business consiste en utilizar precisamente el potencial que ofrece la gran cantidad de datos generada dentro y fuera de la empresa (Comúnmente amparados bajo el término Big Data) para monitorizar, analizar, revisar y en su caso reconducir, nuestra estrategia social.

Aprender haciendo, decidir midiendo y corregir aprendiendo, son los ingredientes del círculo virtuoso de la nueva Organización Social.

Para saber más:
Mira la presentación de la charla que dimos el pasado 5 de Julio en el CEEi Valencia sobre Social Business.

Mira el Mapa Mental Resumen que ha hecho Vicente Woltes de Knowsquare sobre la charla.

Un dia cualquiera en una empresa cualquiera para el Jefe (primera parte)

Un dia para el JefeSi algo estamos aprendiendo de esta azarosa época de transformación social, política, tecnológica y empresarial que estamos recorriendo desde hace algunos años, es que cuando pase el vendaval, las cosas no volverán a ser como antes.

No hace falta ser un “experto” (por cierto, una palabra que cada vez tiene menos valor, víctima de su abuso) para darse cuenta de que, “por narices”, estamos inmersos en una época de cambio que hace temblar los pilares de nuestra sociedad.

Bajando un poco al terreno de los “mortales”, y más concretamente al de los empresarios, emprendedores, o profesionales trabajando por cuenta ajena, que desean fervientemente irse a la cama todos los días sabiendo que son consistentes entre lo que dicen, lo que piensan, y lo que hacen, es incuestionable que muchos de ellos son víctima de sus propias contradicciones: aunque saben que los principios empresariales más básicos se tambalean (lo que piensan), se empeñan en aferrarse a los métodos y herramientas del pasado (lo que hacen), mientras de puertas afuera (lo que dicen) promueven -los menos-, o demandan -los más-, un cambio de sistema que solucione todos los males que les acucian y que, por supuesto, no son imputables a ellos como profesionales, sino a los demás: al competidor extranjero, al gobierno, el entorno, a los mercados o ….. a la prima de riesgo.

Lo cierto es que desde el ámbito profesional es necesaria una catársis a todos los niveles de las organizaciones (jefes, mandos intermedios y empleados de base) que deje atrás los antiguos paradigmas y nos permita explorar las nuevas oportunidades.

Y tal vez el primer paso de este proceso debamos pedírselo a los “de arriba”, que al fin y al cabo, son los que deben impulsar los cambios que precisamos.

Si Usted (o tú, si me permites que te tutee) eres empresario, directivo, o simplemente si tienes varias personas a tu cargo, te pediría que repases tranquilamente lo que haces un día cualquiera en tu empresa, y reconozcas sinceramente si en esa rutina diaria haces alguna de estas cosas:

  1. Valorar por igual las nuevas ideas, vengan de donde vengan. ¿Das realmente un margen de confianza a las nuevas ideas que vienen de tus colaboradores, o pones más empeño en desarrollar las tuyas propias y/o las de tus superiores?
  2. Reconocer por los méritos y no por los cargos. ¿Juzgas a tu equipo por su contribución a la empresa, o por la posición que ocupan en el escalafón?
  3. Entender la autoridad como un proceso ascendente. ¿Crees que en tu empresa se hace más caso a las personas que son más valoradas, o a las que ocupan cargos más altos?
  4. Lo que piensa el JefeApostar por un liderazgo al servicio de los trabajadores. Como líder de tu empresa ¿estás dispuesto a “quedarte en el campo base” para coordinar los esfuerzos de tus colaboradores en torno a un proyecto determinado, o sigues siendo el que (cuando las cosas salen bien, claro) se hace la foto “en la cumbre” con la bandera de la empresa?
  5. No asignar las tareas a los trabajadores, sino permitir que ellos las “elijan”. Sí, como lo oyes: si les dejas, tus colaboradores, ante un  encargo, pueden organizarse de forma autónoma sin necesidad de recibir tus indicaciones. ¿Eres capaz de dejar que lo hagan sin caer en la tentación de dirigirles?
  6. La mediocridad sale a la superficie. ¿Promueves la auto-exigencia y responsabilidad de tus empleados, de forma que se reconozca el trabajo de los más válidos y se critique el de los incompetentes o, por el contrario, en tu empresa sigue valiendo eso de “no cuestionaré tu incompetencia, si tú no cuestionas la mía“?
  7. Favorecer las opiniones disidentes. ¿Permites la expresión de opiniones discordantes con el “pensamiento políticamente correcto” que puedan dar lugar a nuevas oportunidades de negocio, o intentas aislarlas y “confinarlas”?

Sinceramente, ¿has contestado a alguna o varias de estas preguntas que “sí”? Si lo has hecho, enhorabuena, porque aunque sólo hayas respondido afirmativamente a una de ellas, ya estás en el camino del cambio.

Si no, tal vez sea el momento de replantearte algunas cosas y preparar a tu empresa para lo que se nos viene encima, ¿no crees?

Nota: Las ilustraciones mostradas en este post forman parte de una serie de infografías desarrolladas para Facilmente por MAGS Studio.